El pasado 10 de octubre acudimos a la XVI Asamblea General de Futured, un espacio para debatir sobre los desafíos, las oportunidades y el futuro de las redes eléctricas en España.

Nuestro presidente, Xosé López Seoane, participó en la mesa redonda “la visión de las empresas eléctricas” junto con los representantes de las principales empresas y asociaciones del sector de la energía eléctrica.
Con los temas de la descarbonización y electrificación en la mesa, el debate arranca con la necesidad de compatibilizar el Plan Nacional Integrado de Energía y Clima (PNIEC) con las necesidades, refuerzo, planificación y una mayor inversión en las redes eléctricas, así como las necesidades de cambio en el marco regulatorio, con el fin de garantizar el cumplimiento de los objetivos de dicho plan.

Después de las intervenciones de todos los integrantes de la mesa redonda, quedó patente que la red actual no es suficiente, es necesario pensar en un sistema mucho más ambicioso, poniendo el foco en las inversiones en digitalización, especialmente en las redes de baja tensión.
Destacando en todo momento la importancia del papel del Distribuidor en el proceso de transición energética tanto en España como en Europa, todos los ponentes están de acuerdo en que la necesidad de atraer fondos obliga a tener un marco retributivo estable y seguro que garantice la rentabilidad de las inversiones. Para ello, es necesario un alineamiento total entre el regulador y las empresas distribuidoras, por lo que se destacó en varias ocasiones, la importancia de un cambio de conciencia real en el regulador, quien no debería cuestionar como lo está haciendo, las inversiones que se hacen en digitalización; es fundamental tener un entorno tranquilo y de confianza para poder invertir.

En relación con esto, también se hizo referencia a los retrasos en la tramitación de proyectos, ya que el desarrollo de las infraestructuras muchas veces se ve penalizado por los trámites burocráticos.

El año 2024 comenzará con un nuevo período regulatorio en el cual se insistirá en la necesidad de una mayor atracción de fondos e inversión y sobre todo en la alineación entre retribución y regulación con la política energética actual.

0
Comments

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *